TrailRun Nº23

TrailRun Nº23

JULIO 2017

VERANO, TURISMO Y MONTAÑA

Este año parece que las altas temperaturas se han adelantando a la habitual llamada de todas las temporadas y en buena parte de España estamos sufriendo/disfrutando (hay gente para todo) de un verano riguroso, un verano de los de antes.

En estos días he tenido que dar una charla junto con otros ponentes de otras disciplinas deportivas sobre los eventos en el medio natural y el turismo deportivo. La tendencia está más que clara y creo que en este caso, todos estaremos de acuerdo, ya que todos nosotros formamos parte de ese grupo de rastreadores de vivencias en la naturaleza. No hay más que echar un vistazo a las páginas de este número que ahora tienes entre las manos para comprobarlo.

Tailandia, Costa Rica, Colorado, Portugal, La Toscana, Aconcagua, Tenerife, Picos de Europa, Pirineos… Son algunos de los lugares de los que hacemos referencia en este número bimensual de TRAIL RUN. Con ofertas para todos estos destinos bien podríamos confeccionar un com- pleto catálogo de destinos turísticos más que apetecibles y con público para todos ellos.
Por delante aún quedan los días más largos del año, los meses más ca- lurosos, y seguro que en vuestras agendas deportivas tenéis marcados fines de semana o incluso semanas completas que lleváis esperando toda la temporada o incluso más tiempo, para viajar y competir por cualquier parte del mundo. Así estamos también nosotros, haciendo y deshaciendo mochilas para continuar acompañándoos en todas estas experiencias y poder seguir disfrutando de lo que más nos gusta. Nosotros nos hemos hecho una proposición de cara a estos próximos viajes que nos esperan y es la de relacionarnos más con la gente, hablar más, pararnos en el camino o bajar el ritmo para acomodar el paso a otros iguales que seguro que nos vamos a cruzar en el sendero y poder compartir experiencias con todos ellos, con todos vosotros… La belleza de las grandes montañas, la transparencia de las aguas de un lago, la frondosidad de un bosque de hayas, el atardecer en una arista justo antes de la cima multiplican su belleza cuando esta contempla- ción es compartida. Somos unos grandes amantes de la naturaleza, sin duda, pero la que más nos gusta es la naturaleza humana…

José Antonio de Pablo “Depa”