TrailRun Nº24

TrailRun Nº24

SEPTIEMBRE 2017

VERANO DE FESTIVALES

Sonorama, FIB, Low Festival, Viña Rock, Leyendas, Arenal Sound… El verano es, especialmente en nuestro país, un hervidero de festivales musicales en los que miles de aficionados de todas las edades, clases y condiciones, se dan cita para disfrutar de la música, para conocer gente o para vivir una experiencia única y diferente.

Casi de forma paralela, el mundo de las carreras de montaña va caminando en una línea similar a la que plantean esos grandes festivales. En el programa de los trails más populares del verano nos empezamos a encontrar una oferta de lo más variada y variopinta, ya no tenemos una sola carrera o una distancia única para participar, ni tampoco un único día de competición. A la sombra de los ultras van apareciendo otras distancias, algunas más asequibles que fomentan la participación y facilitan el acceso a nuestro deporte de un mayor número de aficionados; pero también otras que van más allá de la ultra distancia para las que nos quedamos sin definiciones. “Carre- ras” que superan los 200 o 300 kilómetros y que se convierten en una experiencia de superación personal para muchos pero para otros también en unas “vacaciones” con amigos por parajes de ensueño. Están surgiendo también propuestas que se hacen su hueco en el programa y que no tienen tanto que ver con el deporte, o quizá sí, como son actuaciones de música en directo, sesiones de DJ’s, exposiciones y concursos de fotografía, exhibición de documentales o películas de cine… Todo esto me lleva a algunas modestas reflexiones. El Trail está madurando, el/la corredor/a y sus acompañantes están buscando ex- periencias, se plantean unas minivacaciones en torno a lo que puede ofrecer una carrera o un entorno natural determinado, para quien se pone el dorsal supone un emocionante reto deportivo y de superación pero para quienes le siguen y apoyan a lo largo del recorrido y del fin de semana, no lo es menos. El Trail está ahora mismo en disposición de ofrecer a las instituciones locales, autonómicas… un escaparate perfecto en el que mostrar las grandezas que se esconden en sus entornos más próximos. Algunos ya lo están viendo así y, desde el ineludible respeto a la naturaleza y al medioambiente, apoyan estas manifestaciones deportivo-turísticas que aportan riqueza e intercam- bio cultural entre las personas.

Con todo esto, no me queda más que desearos que sigáis dis- frutando de lo que aún nos queda de verano y que nos seguimos viendo en las montañas, en las carreras o en los festivales, lo importante es compartir.

José Antonio de Pablo “Depa”