TrailRun Nº41

TrailRun Nº41

MARZO 2020

COMIENZA EL VIAJE

¡Feliz año nuevo! Pues sí, parece ya un anacronismo a las alturas del 2020 en las que nos encontramos, mes de marzo, a punto de saludar la llegada de la primavera que tanto nos gusta y que tan felices nos hace, los días se estiran y los campos huelen a dulce caramelo cuando las flores se muestran con sus mejores y más atractivas galas para recibir a los po- linizadores que hacen que el ciclo de la vida continúe. El caso es que hasta ahora no hemos encontrado el momento de sentirnos queridos en vuestras manos, de que nos abráis con cariño como lleváis haciendo hace más de un lustro (y lo que os queda).

Este año hemos decidido retrasar nuestro arribo al quiosco unas semanas y completar así un número cargado de motivos para que durante las próximas horas no tengáis nada mejor que hacer que viajar y descubrir, por ejemplo, cómo fue la última edición del UTMB en su destino de oriente medio, Omán. Ya sabéis lo que nos gusta viajar y lo felices que nos hace encontrarnos con vosotros en las montañas y las carreras del mundo. Uno de los lugares más exclusivos y salvajes en cuanto a naturaleza a los que aún podemos trasladarnos sin pasaporte, ha sido nuestro primer destino del año en lo que a crónicas de carreras se refiere, estamos hablando de la isla canaria de El Hierro y de su Maratón del Meridiano. Lectura más que recomendable pero lo es mucho más, visitar este paraíso. Cualquier época del año es ideal. Para este número nos hemos dejado aconsejar, se ha ganado sobradamente nuestra confianza, por el Kapi Pedales y nos vamos a las tierras romanas tarraconensis para recorrer los senderos de las Tierras del Ebro por donde discurre la ultra maratón Trencacims -Pauls.

Si hay algo que hace que los viajes sean maravillosos es cuando visitas a los amigos o a la familia. Pues eso fue exactamente lo que hice cuando me presenté en Berrocal, Huelva, para acompañar a mis amigos de La Sonrisa de Rafa en su celebración anual de Es- píritu solidario y comprometido del trail. Allí disfruté de una auténtica fiesta.

Viajar físicamente, viajar con la mente, viajar con los ojos cerrados o viajar a través de las palabras escritas o (mucho mejor) susurradas en noches de luna llena como esta… Nos encanta viajar, viajar nos enriquece, viajar cura y es la mejor medicina contra alguno de los males que nos asaltan en estos tiem- pos. Gracias por seguir viajando con nosotros.

José Antonio de Pablo “Depa”