TrailRun Nº43

TrailRun Nº43

JULIO 2020

POR BANDERA LAS MONTAÑAS

Acogiéndonos a la definición de bandera como algo que puede servir para identificar o representar a una persona o grupo de personas; yo, permitidme, me apunto a ser representado por ellas, por las montañas, por la naturaleza en extensión, y por sus valores. En estos días de confinamiento que todos hemos vivido, y de estar alejados de la naturaleza y de las personas, ha habido mucho espacio en nuestro devenir cotidiano para pensar, imaginar, soñar, anhelar aquello de lo que carecíamos y que le da sentido a nuestra vida, a la individual de cada uno. Creo que no me equivoco mucho si digo que algo que estaría en la lista de añoranzas de todos, en un ranking muy top, sería la libertad. ¿Hay algo que nos inspire más libertad que la montaña, en todo su esplendor y en toda la amplitud contextual?

Por esto me gustaría desde aquí enarbolar junto a vosotros, y me viene a mi registro gráfico la imagen tomada por Rosenthal de ese grupo de soldados norteamericanos alzando sus “barras y estrellas” en la isla de Iwo Jima durante la Segunda Guerra Mundial, la bandera de la montaña con todos sus valores, muy unidos a los derechos inalienables del ser humano: la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad. Esa bandera enarbolada por todos los habitantes del planeta.

Las montañas son escenarios donde se han representado algunas de las páginas más bonitas de la historia, marcadas por la solidaridad, la colaboración y el entendimiento, allí donde los unos más dependemos de los otros, donde el grupo está muy por encima del individuo y allí donde los iguales somos mucho más iguales.

Pero también en la bandera de las montaña hay hueco para el conservacionismo, la preservación de la naturaleza y para el respeto a los seres vivos. Todos estos valores me gustaría que me representaran y que marcaran mis relaciones, en todos estos sí que me siento reflejado.
Después de haber dicho todo esto, donde reside la paradoja y así llegamos a la parte que más me gusta de esta historia, es que ni las montañas, ni los ríos, ni los océanos, ni ningún otro ser vivo entiende el concepto de bandera, ni el de patria, ni el de frontera y mucho menos el del odio adherido a ellas.

Nada más que añadir…

José Antonio de Pablo “Depa”