Cantabria Infinita

Cantabria Infinita. Fotografía Jordi Saragossa

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email

Liébana eterna

El Valle de Liébana se abre camino entre las cumbres de la Cordillera Cantábrica y las escarpadas cimas de los Picos de Europa. Los bosques de hayas y castaños, se descuelgan verticales desde el Macizo Oriental como si quisieran precipitarse al fondo de la garganta trazada y labrada, sobre la caliza del Desfiladero de La Hermida por el río Deva. El paisaje se abre, ¡bienvenidos, ya estamos en el Valle!

He estado en Liébana en muchos y muy diferentes momentos del año: otoño, invierno, primavera y verano. Cada una de las estaciones tiene su encanto y sus atractivos e intereses pero reconozco que es en verano cuando más disfruto del Valle. Los días de junio y julio se alargan y las tardes estivales nos permiten pasar mucho más tiempo al aire libre, recorriendo los caminos y senderos que nos conducen a lugares llenos de encanto. Algunos de ellos muy conocidos y transitados, y otros, más exclusivos, más de sibaritas, para aquellos ávidos de aventuras. 

Este año tuve la oportunidad de despedir a la generosa primavera que ha llenado nuevamente los regatos de agua y que ha pintado de verde intenso las estampas más características del Valle, acompañando a un grupo de amigos venidos de puntos bien dispares del planeta Tierra, por algunos de los senderos con mas encanto de Liébana.

Estaría mal por mi parte, a pesar de todo lo que os he dicho sobre mi conocimiento de la comarca, no reconocer que he seguido descubriendo lugares de gran belleza a los que no había tenido la oportunidad de llegar antes. Pero sobre todo, he disfrutado viendo las caras y compartiendo las “primeras veces” de mis compañeros de cordada, Jordi Saragossa, María Faine, Marta Álvarez y Teresa Sánchez. Para ellos fueron experiencias nuevas ascender, por ejemplo, la pared del kilómetro vertical, desde la explanada del Parador de Fuente De, hasta la estación superior del Teleférico y maravillarse con las vistas del Central con la Torre de los Horcados Rojos, Pico Tesorero y Peña Vieja, reponiendo fuerzas en el Hotel de Áliva para volver al inicio de la ruta, esta vez, cómodos y seguros en la cabina del Teleférico.

Gracias a las rutas ciclistas, tanto de carretera como de montaña, pudimos mezclar componentes turísticos y deportivos, cumpliendo a golpe de pedal con algunas de las visitas culturales imprescindibles en el Valle, no podíamos irnos sin recorrer algunos de los kilómetros pertenecientes al Camino Lebaniego y llegarnos hasta el Monasterio de Santo Toribio. Nos impresionaron igualmente las iglesias de Santa María de Lebeña y la de Piasca, cada una en su estilo pero ambas espectaculares, o pedalear por las calles de Mogrovejo, por méritos propios, uno de los pueblos más bonitos de España.

Liébana es infinita y no sólo se trata de una marca comercial, es una invitación a intentar descubrir lo que la Comarca ofrece desde el punto de vista de naturaleza, de patrimonio, enocultura, gastronomía, restauración, etc… A pesar de lo mucho vivido, nos quedamos con las ganas de volver para seguir descubriendo el Valle aunque ya esta vivencia, para nosotros, será eterna.